Mi Mejor Medicina

La influencia del Espíritu de Dios es la mejor medicina para la enfermedad. El cielo es todo salud; y mientras más profundamente se experimenten las influencias celestiales, más segura será la recuperación del inválido creyente. Los verdaderos principios del cristianismo se abren delante de todos como una fuente de felicidad inestimable. La religión es un manantial inagotable, en el cual el cristiano puede beber cuanto desee sin que jamás se termine. [*] – {CSI 27.3}


Jugo de piña 

Ingredientes

1/2 -1 piña

2 tazas de agua (si se hace en la licuadora)

1/2″ de jengibre

Preparación 

Licuar o extraer el jugo de piña. Tomar con todas sus fibras.

Anuncios